martes, 1 de enero de 2013

LA GENTE TIENE ROPAS.

LA GENTE TIENE ROPAS.

Hay una canción de Candido Fabrè que en uno de sus estribillos resa
que para estar en la Habana hay que ser especulador. En verdad el
músico tal vez hizo esa afirmación porque vista hace fè y en ocasiones
hay que aparentar una postura económica que hale mayor cantidad de
personas a que le proponga negocios y se le acerque con mejores ánimos.
Una mujer, ya mayor, cuando yo era pequeño, la escuché dar el criterio
que ella cuando salía a la calle se ponía lo mejor en vestuarios para
dar una imagen de poder económico, eso le traía suerte.
A los jóvenes que los fines de semana asisten a las noches culturales,
usted los ve que sacan para esa ocasión, como decimos en familia, los
mejores trapitos con el argumento expreso: ¡Pero cuando tu vas a lucir
algo si aquí en Chivirico no hay otra ocasión mejor que esa. Para
presumir, para que te valoren!.
Ellos tiene razón al expresar ese criterio. Pero además, he visto que
la calidad de vida de nuestro pueblo cada día es mayor. Y sin lugar a
dudas, un indicador que muestra si se avanza o no es el vestuario que
portan muchos jóvenes. Le dije hace unos dias a un amigo de mi
generación, ya supera los cuarenta y cinco años, Compay, tu viste la
ropa que se votan esos muchachos. El me contestó: Benigno, eso es
cuento, fíjate bien que casi siempre van con el mismo trapo. Lo que
sucede es que tu no vas casi a las noches de los sabados pero de que
repiten y solo tienen una o dos muditas de ropa eso es cierto. Me echè
a reír y le dije como cariñosamente le digo a muchos en tono familiar.
¡Duro, eso que te digo no es cuento, aquí se viste como en las
grandes ciudades y cuidao. La gente de aquí ha adquirido cultura del
vestir. Usted los ve que bajan taqueao pero lo lindo, echan en su
cartera un par de sandalias para cuando terminan, se quitan los
tacones alto y carretera monte adentro. No se rian que eso es asi.
Pero de que sacan Adidas de ocheinta dólares, Jines de cien, jejeje,
lo sacan.
Claro, no todos alcanzan esa especulación y se contentan en contemplar
el espectáculo. ¡Que, que quede claro!, no los critico, lo hago con la
sana intención de valorar un fenómeno cultural que está muy ligado al
vestuario y que invito al sectorial de cultura haga algun día un
evento en el que se estimule el buen vestir a partir de estas
potencialidades no explotada institucionalmente. La gente tiene ropas.

No hay comentarios: