miércoles, 18 de marzo de 2009

Encantos por explotar.

En Cuba no conozco de un lugar que semeje las características de este.
Sueño en ver algún día un hermoso malecón que bordee todo el litoral
de esta pequeña bahía o ensenada marina que, virgen aún, espera se le
agreguen otros atuendos para poder señorear al país como la más bella
y sugerente geografía donde se mezclan montaña y mar.
En Chivirico, muchos como quien se inspira, plantean que, en sus
andanzas por el país no han encontrado lugar más sugerente para que se
puedan construir gradas aprovechando el relieve montañoso y, desde las
alturas, poder presenciar actividades náuticas que se organicen en
este brazo de mar que penetra cual caricia a la tierra.
Las aguas del mar Caribe acá son muy activas, son frecuentes las
fuertes corrientes marinas; sin embargo, la quietud de este embalse
natural sirve hasta de refugio a quienes, en travesía por estos lares,
deciden aparcar sus embarcaciones y gastarse su buen tiempo de sano
esparcimiento y recreación contemplativa.
No han faltado quienes, conscientes de los encantos que posee esta
pequeña bahía, han respetado los mangles del entorno y, con pasillos
colgadizos entre éstos, han ejecutado exóticos caneyes con maderas
resistentes a la agresividad del salistre y agentes naturales que
pretender acortar la vida útil de estas instalaciones ya no
provisionales.
Sin querer alcanzar a quienes poseen mayor visión de futuro para
vaticinar sobre las potencialidades ocultas que algún día pueden
florecer como excelentes opciones económicas y de recreo. Les propongo
que se acerquen a esta bahía, valoren en todas sus dimensiones la
trascendencia que pudiera tener y, de seguro, el proyecto en cuestión
tendría un sustento más que fundamentado para que fuese aprobado.
Tal vez el juego de ajedrez sea mejor visto desde fuera que dentro
pero, tengo la impresión de estar sugiriendo una jugada que reportaría
extraordinarios dividendos para el futuro. "Espero que la tomen y no
la dejen".
Texto y fotos: Benigno Rodríguez Torres.

----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: