jueves, 29 de marzo de 2012

GUAMENSES CATOLICOS Y NO CATOLICOS ENGRANDESEN LA VISITA DELO PAPA A CUBA.

La visita del Papa a la ciudad de Santiago de Cuba constituyó todo un
acontecimiento para los guamenses. El comentario de los feligreses de
esta zona que asistieron a la misa repercutió hasta en los sectores no
religiosos. Una caravana de camiones, Omnibus y medios de transporte
aptos para la transportación de personas asistieron con eficiencia a
todos los que tuvieron la voluntad soberana de compartir la Misa.
Guamà es un municipio de escasas y limitadas tradiciones catòlicas,
sin embargo, ese día pude valorar que no son pocos los que asumen como
suyo el catolicismo. Personas muy respetuosas que interpretaron a la
Visita del santo padre como una verdadera acción de caridad para los
hombres de bien en la tierra.
Frente a mi casa vive una mujer Catòlica, se nombra Ines Marìa
Rodríguez que guarda con pasión y mucha devoción la grabación de las
intervenciones de Benedicto XVI en Santiago de Cuba, ella llama a los
vecinos y con mucho respecto les convoca a que la escuchen con amor y
sentido humano las plegarias.
La visita del Papa a Cuba es interpretada como un acto de gracias. "En
las circunstancias en que se debate el mundo, del cual somos parte, es
muy oportuno que el Papa haya venido" -comento Inès. "El mundo
necesita concordia, unidad, amor entre los seres humano, que se
elimine la violencia, que las familias retomen los valores que
engrandesen al hombre y lo hagan mas cercano a Dios". "estas cosas son
las que pidió el papa en Santiago de Cuba, eso nos alimentó y nos hizo
mucho mas bueno" Me preguntò resumiendo: ¿Dime quien puede oponerse a
tantas cosas lindas?. Les invito a que visiten a Ines Maria en el
reparto el caserío en Chivirico, municipio Guamà.
Para que comprendan su infinita valoración a la visita del papa, ella
me dijo: Fíjate si asistimos con amor que la carretera nuestra hasta
la ciudad está llena de baches y aunque en apenas 75 kilómetros el
recorrido pudo haberse hecho en una hora y media, el viaje consumió
cuatro horas en los transportes y de verdad que fue una bendición, no
sentimos estas vicisitudes de la carretera porque veníamos alimentados
espiritualmente gracias a Dios. "Las palabras del Papa nos alimentò de
verdad".


----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: