martes, 14 de febrero de 2012

Crónica al "Pirri", trabajador de servicios comunales en chivirico.

Cada mañana cuando llego al parque de Cghivirico ahí está El Pirri. El
rocío de la madrugada moja su cuerpo mientras él, silencioso,
descubre entre la impureza de la calle la historia de quienes dejaron
sus recuerdos olvidados. Acumula huellas de algún poema estrujado, la
envoltura agujereada de lo que quizás fue un regalo o simplemente la
botella rota que sirvió de hogar a los cocuyos. A los que
trasnochados, el sabado se empeñan en no cuidar la plaza y vierten sin
escrupulo todo cuanto decidan empañar el piso.

Siempre El Pirri limpia, mientras yo imagino sus pensamientos. Reparo
con curiosidad sus movimientos sin dejar de vigilar la dirección por
donde llegará de un momento a otro lel camion desde Santiago de Cuba y
de seguro alguien le deparara un verbo inquiriendo de èl una de sus
caracteristicas frases, tal vez para algunos faltas de coherencia pero
siempre con sentido. Él tal vez no percibe mi atención porque absorto
en su faena se empeña en no dejar ninguna historia regada. Las recoge
cuidadosamente para guardarlas en un depósito gigante donde caben
todas, se entremezclan y se confunden. Mi interés por su labor nació
hace mucho tiempo, pero creció cuando recordé que el 15 de febrero se
celebra en honor al natalicio de Faustino Pérez, principal precursor
del Trabajo de los Servicios Comunales en Cuba, el día de quienes como
a El Pirri los descubre el amanecer embelleciendo su localidad.

Así decidí escribir sobre ellos , pero aunque trataba de darle otro
enfoque a la redacción solo venía a mi mente este hombre sencillo al
que finalmente dedico la crónica. Hoy al acercarme nuevamente al
parque lo busqué por todas partes para entrevistarlo pero no lo
encontrè. Eran las 5:00 pm y él ya no estaba, pero alrededor todo se
permanecía reluciente. Al principio extrañé ver su simpática figura y
me entristeció pensar que esta vez, no podría adivinarle las palabras
como siempre y además felicitarlo en vísperas de su día. Pero al
respirar el aire puro y descubrir hermoso mi pueblo supe que aunque se
hubiera ido, seguro a recopilar anécdotas de otra cuadra, el fruto de
su trabajo siempre me permitirá concebirlo mientras modifico la frase
de Gabriel García Márquez para asegurar que la profesión del Pirri es
la más honrada del mundo


----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: