jueves, 7 de abril de 2011

Elegìa a uno de los de abril en Giròn.

Chivirico: Hay personas que marcan en su obrar un sello singular que
merece siempre se le destaque. Son de las que nunca se quedan
calladas, de los inquietos por naturaleza, de los que siempre tienen a
flor de labios una sugerencia oportuna, de los útiles que necesitamos
en tiempos difíciles como los que corren. Me refiero a uno de los
delegados de la asamblea Municipal del poder Popular en Guamà que
jamás a faltado a una de las sesiones convocadas por este órgano de
gobierno para debatir temas candentes, temas que deciden la
satisfacción y el bienestar de los vecinos de esta serranía. Wilfredo
Sánchez Reinaldo, uno de los que puede dar testimonios de los
difíciles tiempos que se corrieron en Cuba cuando el ataque a Playa
Girón.
El es de los que guarda con pasión la medalla que recuerda aquella
gesta patriótica en donde muchos jóvenes dieron el paso al frente para
defender un socialismo que aún no se habia consignado públicamente en
Cuba. Fueron al frente concientes que la sociedad que se construiría
seria más justa como lo expresara Fidel cuando el enterramiento a los
fallecidos como consecuencia a los bombardeos de los aviones enemigos
con insignias cubanas.
Ese que hoy referencio, siempre alberga la rebeldía de los jóvenes del
abril de 1961. Es de los que siempre aporta, de los que critica, de
los que se molestan cuando quiere primar la pasividad ante lo mal
hecho. A Wilfredo siempre lo vemos chequeando las Unidades de la
gastronomía aquí en Chivirico, sugiriendo alternativas que la hagan
más eficiente. Su jubilación laboral llegó hace más de siete años y
ahora es cuando más se le ve palpitando el latir del pueblo.
Cuando llega el mes de abril, el mes de la Victoria de Girón, siempre
viene a mi mente este hombre de pueblo que en vida es cuando es mejor
destacar las virtudes de quienes la tienen. Es el momento de
enjuiciarlas para que prime el orgullo y la satisfacción personal de
su entrega.
Se que si escucha esta elegía tal vez se sonroje por su modestia pero
en verdad, Wilfredo merece mi respeto.


----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: