lunes, 10 de enero de 2011

prudencia vs nececidad.

La Reflexión, luego de ocurrido un accidente nunca están de más. Este
ocho de enero esta camioneta perteneciente a la entidad grupos Geisen
de Santiago de Cuba hubo de proyectarse contra un poste eléctrico
luego de una maniobra que realizara el chofer de la misma ante la
proximidad del vuelco inminente en la zona de Limoncito en el consejo
Popular de El Uvero en Guamà.
El impacto contra el poste precipitó en al aire a todas las personas
que iban encima de la misma, luego de "coger una botella", en gesto
"amable" del chofer Eliades Bensòn Aguilera quien estimò no dejarlos
en la carretera y llegaran todos rápido a su destino.
La suerte no los ayudò. Físicamente la camioneta no está diseñada
para montar personas en los cajones para herramientas que tiene en su
parte trasera y, todos los que iban encima de esa parte del vehículo
recibieron la peor consecuencia.
Murieron cinco personas, Elizabeth Silveira Rodrìguez, Gleidis
martinez Cordero, Yoandris Trejo Montalvo, Ismaèl Felix Salazar y
Dionisio Popa Dias, casi todos vecinos de El Uvero y zonas aledañas.
Al momento de redactar esta crónica, se debatía entre la vida y la
muerte, un niño de 12 años, nombrado Yordanis Mendoza Quiala quien
ingresado en terapia intensiva del Hospital Infantil "La colonia", en
la ciudad de Santiago de Cuba, se reportaba de muy critico.
El pueblo de El Uvero, Guamá entero esta de luto ante tal incidente.
No han sido pocos los desenlaces fatales que han ocurrido en la
carretera del municipio Guamá. En la propia salida de El Uvero han
ocurrido otras tragedias de mayor envergadura y, en ellas la
sobrecarga ha sido una de las condicionantes de accidentes.
La instantánea habla por sí sola, de acuerdo a las condiciones en que
quedó, de la fuerza bruta con que este vehículo, con chapa USG 951, se
proyectó contra el poste.
Las perdidas de estas vidas resultan impactantes para esta comunidad.
Un enfermero único hijo de su familia que esperaba graduarse de
licenciado en los próximos días, una bibliotecaria, un económico, un
campesino, un informático, un artesano en industrias locales; todos
rendían utilidades a sus compatriotas y, así de simple, el accidente
les cegó la vida.
Como siempre decimos cuando asistimos a los funerales de las personas,
el destino no sabemos qué nos deparará en el decursar de nuestra
existencia pero siempre debemos imponer la prudencia ante las
necesidades.


----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: