sábado, 11 de septiembre de 2010

12 años de injusto encarcelamiento a los cinco.

Este 12 de septiembre se cumplieron 12 años del cruel encarcelamiento
de Antonio, Gerardo, Ramón, René y Fernando, los cinco jóvenes cubanos
condenados en un arbitrario proceso por tratar de evitar que los
terroristas amparados por el Gobierno de Estados Unidos y la mafia
anticubana de Miami, atentaran contra la vida de sus compatriotas.
La prensa norteamericana ha silenciado esa monstruosidad jurídica,
pero en todo el mundo se levantan voces de aliento para los cinco
cubanos, que son victimas del odio y la impotencia, de los que no han
podido destruir nuestra Revolución y se ensañan con quienes lo único
que han hecho es luchar por el derecho a la vida de nuestro pueblo, de
los propios norteamericanos y del mundo en general, al tratar de
evitar el accionar de los terroristas.
Desde el 12 de septiembre de 1998 en que fueron apresados e iniciaron
el injusto cautiverio, se han mantenido firmes y su heroicidad ha
vencido vejámenes, chantajes y presiones, por lo cual se han ganado el
respeto y la solidaridad, de quienes desde todos los continentes
reclaman su libertad.
Y cada día es mayor la solidaridad con ellos, incluso en los propios
Estados Unidos, el Comité por la libertad de los Cinco, ha movilizado
a miles de personas en múltiples acciones de solidaridad en parques,
plazas y calles en el país que los mantiene prisioneros, ese Comité ha
sufragado la publicación de mensajes en la prensa norteamericana, para
romper el silencio mediático, con el que quieren ocultar la barbaridad
jurídica cometida por el tribunal de Miami.
Aquí en Chivirico, pueblo ubicado al sur de la Sierra Maestra, se han
incrementado los actos solidarios y la creación de comités en centros
de trabajo y estudio, mientras los Comités de Defensa de la
Revolución, organización que agrupa a los cubanos por cuadras y
barrios, realiza reuniones en las comunidades, para explicar la
situación de los cinco y demandar la excarcelación de esos
combatientes antiterroristas.

----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: