jueves, 3 de junio de 2010

Los Rios en Guamà comienzan a sonreir.

Comienza el calor y con él también las necesidades de la población en
mitigar los efectos negativos del clima. En tal sentido, casi como si
fuera un regalo de la naturaleza, después de una de las sequias más
prolongadas de la historia en Guamá, los aguaceros están devolviéndole
la vitalidad a los ríos que bajan de las montañas y que, muchos como
el que ven en la foto, cercano a Chivirico, hasta solo tres días atrás
mostraba exclusivamente las piedras "Chinas pelonas" en espera que
"San Pedro", el dios del agua se compadeciera de los vecinos de este
lugar.
Aquí en la costa santiaguera los calores son muy intensos, casi rozan
como promedio en etapas de verano los treinta y seis grados Celsius.
El que las lluvias de mayo hagan que los ríos cercanos a las
principales concentraciones poblacionales cojan aguas y sus cauces se
enriquezcan, es un acontecimiento digno de destacar. Ahora las
disposiciones psicológicas de sus habitantes se compensan y saben que
de apretar el calor existe la oportunidad de, en contacto directo con
la naturaleza, poder mitigar lo agresivo que se torna el astro rey
cuando para este periodo del año sus proyecciones son mucho màs
cercanas a la tierra.
También, les muestro un pedazo de Playa en Chivirico que, sin lugar a
dudas, constituyen otras de las potencialidades a usar por sus
habitantes.


----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: