viernes, 30 de mayo de 2008

Tres adolescentes que recrean el rad en Chivirico.

Chivirico, 31 de mayo.
El fenómeno musical del rad en Cuba ha sido tan contagioso que, es
complejo decretarle una férrea lucha para eliminarlo si, las nuevas
generaciones lo han asimilado tal si fuese una pastilla que sirve como
antídoto para aliviar las penas que se sufren ante las insuficientes
opciones recreativas que no somos capaces de organizar.
La música que escuchan de fondo ha sido concebida por adolescentes que
no sobrepasan los diesisiete años de edad. Ellos ya reclaman tener
derecho de autor, reclaman que se le promocione sus creaciones
artísticas y, por sobre todas las cosas, lo màs importante en sus
empeños es que, han sabido con rudimentosos programas o software de
computación, hacer montajes que ya exhiben una perspectiva que debe
cultivarse y apoyar.
Crìtico a quienes a ultranza, niegan este espacio del rad como defensa
de lo nacional, de lo genuino. Pero también crítico a quienes no ven
en estas dedicaciones un espacio sano, que enriquece el espíritu, que
despeja a los jóvenes de otras ocupaciones que nada aportan.
Eliuber, Paquitin y Ronald en Chivirico dedican largas horas en
escuchar música, en moldearla a sus intereses. En perfeccionar su obra
para que cada dìa su pùblico la vaya aplaudiendo.
No se trata ahora en decretar censura a quienes cultivan el rad.
Escuchémosle, sugirámosle que sería bueno eliminar lo chabacano,
eliminar lo tosco y grosero. Incorporar lo que enriquezca la cultura y
haga útil el aporte creativo a la colectividad.
En Chivirico, Guamà, Santiago de Cuba.


----------------------------------------------------------------
This message was sent using IMP, the Internet Messaging Program.

No hay comentarios: